3.4.18

Proyecto Recreos Inclusivos






Ayer día 2 de abril fue el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, y tenemos algo que contaros.

¿Os acordáis del ruido, el movimiento, el caos del patio del colegio en vuestra infancia? Hay quien lo pasaba mal entre tanto jaleo. A otros se les daba bien integrarse en los juegos de ritmo vertiginoso en los que montones de niños y niñas se autoorganizaban de forma sorprendentemente fluida… y había quien prefería quedarse en un rinconcillo charlando, lejos del alboroto. Seguro que muchos y muchas en algún momento quisimos participar de algún juego, pero el grupo estaba cerrado y ni siquiera se dieron cuenta de que estábamos allí…Cosas de niños, cosas de niñas, diríamos. Luego se nos olvidaba porque, quizá, pasaba por allí corriendo nuestra compañera de clase y se nos ocurría alguna idea genial para entretenernos…

Algunos niños y niñas se sienten extremadamente abrumados por una situación como ésta y experimentan grandes dificultades para integrarse en el patio del colegio, un espacio demasiado amplio, demasiado ruidoso, demasiado desestructurado, donde las cosas ocurren demasiado rápido. Para muchos niños y niñas el recreo, lejos de ser un lugar de diversión y descanso, se convierte en fuente de frustración, malestar y estrés. Es en el patio del colegio donde el alumnado con necesidades educativas especiales y dificultades socio-comunicativas, en particular, con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), tiene mayores dificultades de integración en el entorno educativo.

En nuestro colegio, donde la inclusión figura como uno de los pilares fundamentales, personal docente y no docente trabaja cada día para que las niñas y niños con necesidades educativas especiales vivan la escuela como lo que son: uno más, una más.

Recientemente, nos hemos embarcado en un proyecto muy especial junto al resto de los colegios de nuestro municipio. Con la colaboración de Tomares Diverso, la Asociación Autismo Sevilla y el Ayuntamiento de Tomares, el curso pasado nos propusimos ayudar al alumnado con dificultades de comunicación y habilidades sociales en el recreo, un entorno que, como hemos  mencionado anteriormente, es por su propia naturaleza desestructurado y a menudo abrumador para estos niños y niñas.

Sara y Julia son educadoras especializadas de la Asociación Autismo Sevilla que desde comienzos del segundo trimestre acuden a nuestro colegio para apoyar y trabajar con nuestro alumnado con necesidades educativas especiales y TEA. Cada miércoles y viernes, durante el recreo, estas educadoras dedican un tiempo de atención personalizada al alumnado que lo necesita, ofreciéndoles pautas de juego y recursos que mejoran sus habilidades sociales y de comunicación con sus iguales, potenciando la creación de grupos inclusivos y diversos, con la implicación activa de compañeros y compañeras que les sirven de apoyo a la vez que trabajan el respeto a la diversidad y la comprensión de las características y necesidades del otro.

La intervención de las profesionales de Autismo Sevilla se desarrolla en base a un proceso de observación y seguimiento constantes, semana tras semana, de modo que las propuestas de actividades se ajustan a las preferencias y se adecuan a las necesidades concretas de cada niño y cada niña. El apoyo que se ofrece es, por tanto, individualizado y va dirigido tanto a desarrollar habilidades de comunicación, como a comprender situaciones sociales cotidianas y mostrar un comportamiento adaptado a las mismas. Esto les ayuda a disminuir el nivel de estrés y frustración que el recreo a menudo les ocasiona y a conseguir mayores niveles de integración.

Se trata de mucho más que un proyecto de apoyo educativo para alumnado con necesidades especiales. El proyecto Recreo es una herramienta que nos permite contribuir a construir una sociedad más respetuosa e inclusiva. De él se beneficia, sin duda, todo el centro, que aprende a convivir apreciando las diversas capacidades de todos y todas y celebrando la diferencia en condiciones de equidad.

La asociación Autismo Sevilla pone a disposición del personal docente y de la sociedad en general una completa guía sobre la intervención especializada en el recreo con alumnado de necesidades socio-comunicativas especiales.

11.3.18

Sobre estereotipos y prejuicios





Los estereotipos son creencias populares sobre aquello que caracteriza a un grupo social. Así, solemos generalizar, etiquetar, categorizar los grupos, lo cual nos facilita el análisis de la realidad e incluso puede ayudar a predecir ciertas situaciones. Los estereotipos van a menudo asociados a prejuicios, con connotaciones negativas. Pero, por otro lado, tienen una función muy importante en el proceso de socialización de las personas porque facilitan la conciencia de pertenencia al grupo. Los estereotipos se van integrando desde la infancia, de forma natural. Uno de los grandes problemas de los estereotipos es que encorsetan y restan libertad para que nos desarrollemos en todo nuestro potencial. Otro problema es que a veces esperan de nosotros y nosotras cosas que no se ajustan a nuestras verdaderas preferencias…


Muchos y muchas diríamos que cuando juzgamos somos imparciales y no mostramos sesgos. Sin embargo, hay numerosos estudios que demuestran lo contrario. Uno realizado en Estados Unidos y publicado en una prestigiosa revista científica en 2012, mostraba como existía un sesgo desfavorable sobre candidatas que optaban ficticiamente a un puesto de trabajo en un laboratorio. Se repartieron 127 currículos exactamente iguales a profesores y profesoras de varias facultades para que los evaluaran. A la mitad, se les entregó el currículo con nombre masculino y al resto con nombre de mujer. Las supuestas candidatas recibieron una puntuación significativamente menor respecto a competencia y empleabilidad que los hombres. Incluso se proponía un sueldo muy inferior al propuesto para los supuestos candidatos. 

Estos resultados se derivan de sesgos inconscientes basados en estereotipos y prejuicios sobre las capacidades de mujeres y hombres.


Tras las masivas movilizaciones por el día 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, un vídeo se comenzó a viralizar. Se trata de un corto acertijo que nos hacen reflexionar sobre nuestros propios prejuicios. Os animamos a verlo, si aún no lo habéis hecho:


No conviene olvidar que personas de diferentes razas, orientación sexual, identidades de género, diversidad funcional...también son objeto de prejuicios de este tipo.
El primer paso para evitarlo es hacerse cosciente de ello.

13.1.18

Una científica es como tú y como yo

Acercando referentes femeninos en el mundo de la ciencia






El día 11 de febrero fue proclamado por la ONU el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Hay muchos motivos para ello:

Indudablemente, el acceso a la educación y el número de mujeres con estudios  universitarios ha crecido mucho en los últimos años. Sin embargo, la presencia de mujeres en ciertas áreas científicas, como la física y las ingenierías, es muy inferior a la de los hombres. Este dato no se puede explicar solo por la más reciente incorporación de la mujer al ámbito científico.

Existen estudios que describen cómo desde pequeñas, las chicas pueden sentirse menos atraídas hacia las ciencias y carrera investigadora. Contribuyen el entorno social, familiar y educativo que, en general, no incentivan de igual manera a chicos y chicas a elegir carreras científicas y técnicas. Está demostrado que es común que las chicas muestren mayor ansiedad ante las matemáticas y ciencias que los chicos, incluso si su rendimiento en esta materia es bueno. En general se tienen menos expectativas de que, en comparación con los niños, las niñas tengan profesiones relacionadas con la ciencia y la tecnología, áreas que se presentan como ámbitos marcadamente masculinos.
Una realidad palpable es la  escasez de roles científicos femeninos. A la baja presencia de mujeres en ciencia, se suma la invisibilización de muchos de sus logros (en medios de comunicación, libros de texto..). La mujer ha tenido un papel determinante, sin embargo, en el desarrollo de la ciencia, pero no se habla demasiado de ellas. En su momento, era incluso impensable que nos pudiésemos dedicar a ello. Fijaros que, por ejemplo, Ada Byron (o Ada Lovelace), la primera programadora de la historia, firmó sus trabajos con sus iniciales por temor a que no se tuviera en cuenta sus trabajos por ser mujer...

En nuestro colegio se presta especial atención a este hecho, porque estamos comprometidos con la igualdad, y nuestro alumnado tiene desde hace mucho la oportunidad de estudiar los avances de la humanidad liderados por mujeres como Hipatia de Alejandría o María Mitchell, entre otras.

Aunque en los últimos tiempos estamos asistiendo a un ligero cambio, normalmente, con la excepción de Marie Curie, en los libros de texto y en los medios de comunicación apenas se dan a conocer mujeres científicas y expertas. Las pocas veces en las que se habla de las científicas, es normal presentarlas como personas raras, con poca vida personal, o haciendo hincapié en que el aspecto físico y la inteligencia no pueden ir unidos. Las jóvenes muy probablemente no se sientan identificadas con estas pioneras.

Con idea de acercar a nuestro alumnado el perfil real de la mujer científica, hemos organizado, una vez más, una mesa redonda en la que participarán estudiantes del Grado de Biotecnologia de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. De esta manera pretendemos que nuestras niñas y niños de 5º conozcan jovenes científicas (o en proceso de serlo), sepan de sus motivaciones, sus aspiraciones y el camino que están siguiendo para cumplir su objetivo de de dedicarse a la ciencia.  

Pensamos que con esta actividad, enmarcada dentro de la inciativa 11 de febrero, contribuimos a normalizar la percepción de la figura de la mujer científica entre nuestro alumnado y presentamos esta opción de futuro como algo igualmente posible para niñas y niños.

17.12.17

Campaña del juguete no sexista y no violeneto



El juego infantil es mucho más que entretenimiento. Durante el juego, el niño y la niña están ensayando patrones, comportamientos, actitudes ante la vida. A través del juego van aprendiendo a ser mayores.
Como cada año por estas fechas, son recurrentes las noticias que ponen el foco en la separación sexista que se hace de los juguetes anunciados en los catálogos y los pasillos de las grandes superficies y jugueterías. Puede decirse que, en principio, un juguete no es sexista en sí mismo, pero puede serlo el modo en que se presenta a la sociedad, si se dirige a niños o niñas en función de unos estereotipos que coartan su libertad de elección, su libertad de ser. A estas edades niños y niñas están indefensos ante la información sutil -y no tan sutil- que les llega y que influye, sin duda, en el conjunto de creencias, convicciones y criterios sobre cómo se supone que deben ser en el futuro.
Es precisamente en estos momentos en los que se sientan las bases de los roles de género en los que niños y niñas se acomodan naturalmente y que en un futuro pueden contribuir a que se perpetúen las desigualdades que hoy vivimos. Para coeducar, los mensajes que lleguen a niños y niñas deberían hacerles ver que a los bebés también los cuidan los papás, que las averías de casa también las pueden solucionar las mamás, que las mujeres pueden conducir bólidos, ser bomberas, pilotar aviones, estudiar ingeniería, ser buenísimas jugando al fútbol o que los padres pueden ocuparse de la plancha, ser sensibles, huir de lo agresivo o cocinar riquísimo.
Un año más en el cole se ha puesto en marcha la campaña del juguete no sexista y no violento realizado por nuestro alumnado con materiales reciclados y que se expondrán en la entrada del edificio principal durante los días previos a las vacaciones de Navidad.
Esperamos que esta iniciativa contribuya a normalizar la idea de que no hay cosas de niños y cosas de niñas, sino cosas de personas.